lunes, enero 19, 2015

Los hijos somos los mejores



En la historia de una pareja, el hombre mira hacia su pasado. Su mujer, mira al hombre y lo sigue en su destino. Ella está unida a su esposo de una manera muy intensa, tanto que no puede observar a su hijo. El padre, muy ocupado con su pasado, tampoco puede mirar al hijo.

El hijo tiene 30 años en el presente. Y la descripción anterior es la imagen que se despliega cuando trabaja su Constelación Familiar. El hijo, mira a sus padres, busca la mirada de ellos, los necesita, los echa de menos en su corazón. Le hace falta papá y mamá.

En su vida cotidiana, este hombre de 30 años dice rechazar a sus padres, pues éstos no le prestan mucha atención y nada de lo que él hace parece ser suficiente para ellos. El hombre sigue haciendo esfuerzos y desde su mirada, nada pasa.

Como invierte tanto tiempo en lograr que sus padres lo miren, deja de observar un elemento crucial es su propia existencia: su propio destino. Y es ahí donde los hijos somos los mejores, pues seremos capaces de dar nuestra propia vida por alguno de nuestros progenitores o algún miembro de nuestra familia.

Cuando el hijo hace su constelación y observa la imagen de sus padres, el alma comprende que sus padres no lo miran pues no pueden. También se da cuenta de que por más que haga y haga, no pueden mirarlo. Mira además que cuando se logra conectar con su propia historia, su sistema mejora y, por sobre todas las cosas, él se siente mejor al tomar su historia entre las manos y hacer lo que tiene que hacer en honor a todos sus ancestros.

Los que vienen antes que nosotros suelen bendecir que tomemos nuestro propio rumbo y hagamos algo bueno con nuestra vida. Lo contrario, es una carga muy pesada para nosotros y no es necesario.

Este hombre no pudo cambiar la historia de sus progenitores. Lo que sí hizo fue cambiar su propia mirada y tomar su destino entre las manos para hacer lo mejor que pueda con esa existencia que le entregaron estos padres hace 30 años.



Autora del texto: Raiza Ramírez.
Consteladora Familiar y Gestaltista.
Mail: raizaramirez@gmail.com

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)