lunes, diciembre 01, 2008

La piscina



Sale el sol, comienza a calentar el día y la piscina está allí, justo en frente a ti. Del tamaño que quieras, el agua del color que desees y de la profundidad que te provoque.
Puede ser que te guste o no, que quieras sumergirte en ella o no, que sólo desees mojarte los pies en el agua, que no te guste esto de empaparte.
Ahora fíjate en lo siguiente. ¿Eres de los que se lanza en el agua sin mirar a los lados o eres de los que entra poco a poco, haciendo que el cuerpo se vaya acostumbrando a la nueva temperatura?
No hay respuestas correctas para esta pregunta. Cada quien tiene su ritmo y su velocidad. Quizá lo importante sea ver, según la que tienes, cómo te resulta hacerlo.
Si te sumerges rápidamente: ¿Miras si hay gente dentro de la piscina? ¿Cómo sabes la profundidad de la misma? ¿Está limpia o sucia?
Si entras al agua lentamente: ¿Hay gente que se te adelanta? ¿Sientes algún temor de entrar? ¿Qué te impide mojarte por entero?
No hay formas exactas ni recetas correctas para entrar en el agua. E incluso, puede ser que en este momento, prefieras quedarte seco o seca. Y va a estar bien.
Quizá lo más importante sea observarte. Mirar cómo es tu piscina soñada, cómo es tu actitud ante ella, qué deseas hacer en este momento y cómo lo haces.
Imagina que esta piscina es una relación de pareja. Que simboliza el amor, un vínculo importante para ti, esa unión que te importa, que te interesa. ¿Cómo entras al agua?
Si quieres concertar una cita o te interesa tratar algún tema en particular, me puedes contactar a través del siguiente número de teléfono: 15-63649171 o a través del correo electrónico: raizaramirez@gmail.com

Autor del texto:
Lic. Raiza Ramírez
Psicoterapeuta Gestáltica y Terapeuta en Constelaciones Familiares 



2 comentarios:

José dijo...

Buen artículo .Saludos.

maicher dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)