martes, noviembre 05, 2013

Qué es una Constelación Familiar



El ejemplo de la orquesta.





A veces me preguntan: “Qué es una Constelación Familiar?” Y no siempre es tan fácil de explicar.

Suelo decir de manera más técnica y “seria” que es un abordaje terapéutico creado por el alemán Bert Hellinger y que integra varios abordajes para lograr sanar ciertos temas de una persona. Y por sobre todas las cosas, ordenar el lugar de esa persona en su sistema familiar.

Pasado un tiempo y luego de pensarlo con calma, la mejor manera que he encontrado de explicar lo que es una Constelación Familiar es la siguiente:

La familia es como una orquesta. Cada miembro tiene su silla (su lugar) y su instrumento (su destino). Y cada uno de nosotros tiene un puesto asegurado en esa orquesta, así sea tocando los platillos o siendo el concertino.

Como toda orquesta, tiene sus características particulares. El repertorio de algunas es de clásicos: otras, deciden modernizar sus piezas. Es parecido a los temas de cada familia: para algunos es el dinero, para otros la violencia, para otros las mujeres que se quedan solas o los hombres que se van. Ese es su repertorio.



A veces faltan personas en la orquesta. Y no por ello, ésta deja de tocar o presentarse una noche. Es lo que en Constelaciones conocemos como los excluidos, personas que por alguna razón u otra, parecen quedar “fuera” de la familia, sin derecho a pertenecer (por ejemplo los ladrones, las prostitutas, los asesinos, los adictos, los discapacitados, los que hicieron algún mal, entre otros)
Así como en la música, la familia sigue su curso, sigue tocando, sigue dando vida, sólo que con un detalle importante: hay algunas sillas vacías que ocupaban esos músicos que fueron excluidos, y quedan algunos instrumentos sin tocar. Y parece que “algo” falta en la historia.

Entonces, como puede pasar en una orquesta, algún músico se sienta en la silla del que no está. Y comienza a tocar su instrumento (que no es el propio o el que le tocaba a él o a ella), es el de otra persona, la silla es de alguien más. La cosa se puede complicar aún más si este músico sustituto trata de tocar su propio instrumento y el otro. Eso, desde el punto de vista familiar, se da cuando decimos que una persona “toma el destino” de otra en su historia y comienza a repetir la historia. Y es cuando vemos que en un grupo filiar, las mujeres se enferman de los pulmones, o los hombres mueren del corazón, o a las mujeres les cuesta salir embarazadas o tienen hijos a muy temprana edad. Cualquiera que sea el destino repetido, podríamos decir que es una lealtad ciega a quien vino antes, a quien ocupaba esa silla y por alguna razón ya no está allí.

¿Y cuál es la solución?












Y es allí, cuando constelamos. ¿Cómo?
Lo primero es armar la historia de esa orquesta a la que pertenece la persona. Reconocer las repeticiones, contar a los excluidos y ubicar hechos importantes que hayan marcado el devenir de ese grupo.

Lo segundo, es armar la orquesta. Colocar a cada músico es su lugar con su silla y su instrumento. Esto quiere decir, incluir a los excluidos y honrarlos, toquen lo que toquen y como lo hayan hecho. Respetar su silla y su partitura.


Y, por último, que el paciente o cliente tome su propio lugar, el que le corresponde, el que es para él o para ella. Y que se haga cargo de su silla, su partitura y su instrumento. Y que suene lo mejor que pueda. Con la música que el alma familiar le susurra al oído y la que su propia alma decide plasmar en el pentagrama de la vida.








Autor del texto: Raiza Ramírez
Psicoterapeuta Gestalt, Terapeuta en Constelaciones Familiares y Coach Ontológico.

lunes, octubre 28, 2013

La Fertilidad desde la visión de Constelaciones Familiares

Cuando concebir un hijo 
está vinculado a nuestra historia familiar

 

Como Psicoterapeuta y Consteladora Familiar tengo dos creencias que, aunque puedan parecer paradójicas, se integran y conviven: la primera, es que todos los procesos físicos y corporales están vinculados con el mundo emocional; y la segunda, que una Constelación como terapia quizá no sea la única salida o solución para resolver un tema que resulte difícil de transitar. 

En el caso de los temas de fertilidad o las dificultades que puede presentar una pareja a la hora de tener un hijo, las Constelaciones Familiares ofrecen un acercamiento que puede ayudar a la mujer, al hombre o, a ambos a organizar su lugar dentro de su sistema familiar, para romper alguna repetición o alguna lealtad invisible que les esté imposibilitando esto de “ser papás”. 

 Antes de empezar 

Si bien creo en las Constelaciones Familiares como un abordaje terapéutico capaz de generar cambios es nuestra manera de estar en el mundo y en nuestra vinculación con nuestro sistema familiar, no creo que hacerla sea una garantía de éxito al 100%. Para decirlo de manera más clara: Si una pareja no está pudiendo concebir, la terapia no es un pasaporte directo al embarazo. 

 Pero, ¿puede ayudar? Sí, puede ayudar. ¿Cómo? Desenredando los hilos invisibles que nos atan de una manera dolorosa a nuestros ancestros. Veamos algunas posibilidades.

Referencias ancestrales 

La historia de nuestra familia marca nuestra propia historia. Solemos repetir (con conciencia o no) lo que hicieron los que vinieron antes que nosotros, sea bueno o no tan bueno. Es parte de la buena conciencia y de la necesidad de pertenecer al sistema.

En los casos de fertilidad, es importante revisar en nuestra historia personal, algunos de estos temas:

• Abortos (naturales o espontáneos) que haya experimentado alguno de los miembros de la pareja. De parejas previas de algunos de ellos. O de los padres de ella o de él.

• La muerte de alguna madre en el parto en la historia familiar.

• El fallecimiento de algún bebé al momento de nacimiento o en su primera infancia.

• Si la mujer de la pareja tiene algún tema pendiente con las mujeres de su familia. Sea porque las rechaza o reniega de ellas de alguna manera. Lo mismo aplica con el hombre de la pareja con los hombres de su historia.

• Si alguno de los dos tiene un tema vinculado con la vida o la muerte no resuelto. Por ejemplo, si está implicado sistémicamente con el fallecimiento de alguna persona de su historia.

 Siempre es necesario revisar en una entrevista el sistema familiar de la pareja a fin de chequear estos puntos mencionados anteriormente.

 De todas maneras, el trabajo de Constelaciones es “chismoso” y, muchas veces, aunque la persona no conozca la información exacta de su sistema, al desplegar su historia, se muestra de manera espontánea lo que pudiera estar dificultando (desde la perspectiva familiar y sistémica) la posibilidad de tener descendencia.


Desenredar y romper lealtades 

¿En qué consiste entonces la Constelación de Fertilidad? ¿Cómo se hace?

Yo recomiendo trabajar en pareja. Aunque también puede hacerse de manera individual.

Se realiza una entrevista previa armar la historia de la familia y ubicar los temas que pudieran estar dificultando a la pareja.

Y se procede a Constelar. A realizar el trabajo terapéutico como tal. Es difícil dar detalles de una constelación, pues cada una es una experiencia diferente y cada quien la vive de una manera particular.

El objetivo al final es sanar. Y lograr que cada quien ocupe su lugar y que tome su propio destino. Dejar de cargar el destino de los ancestros, honrar lo que ellos hicieron y seguir con nuestra vida, con la posibilidad de dar la vida, que es lo que garantiza la continuidad del gran sistema al que pertenecemos.




Autor del texto: Lic. Raiza Ramírez Psicoterapeuta Gestáltica y Terapeuta en Constelaciones Familiares 

 Si es tu tema o te interesa… puedes contactarte conmigo por el siguiente correo electrónico raizaramirez@gmail.com o por el teléfons: 15-63649171.


lunes, febrero 11, 2013

Te (me) quiero más que a mi vida...

¿Cuántas veces has dicho las siguientes frases? ¿Te suenan?


Si tú no estás, me falta el aire.
Mi vida sin ti no tiene sentido.
Tú le das razón a mi existencia.
Gracias a tí soy feliz.
Tu compañía me hace fuerte y grande.
Contigo puedo pasar cualquier momento, bueno o malo.
Es tu abrazo lo que necesito para ser feliz.
Cuando estoy contigo, mi vida tiene sentido.
Eres lo mejor que me ha pasado en la vida.
Te amo y te necesito para seguir.


Ahora, haz una prueba: Lee estas mismas frases en PRIMERA PERSONA.

















Sin MI no puedo vivir. 

Si YO no ESTOY, me falta el aire.
Mi vida sin MI no tiene sentido.
Yo le DOY razón a mi existencia.
Gracias a MI soy feliz.
MI compañía me hace fuerte y grande.
CONMIGO puedo pasar cualquier momento, bueno o malo.
Es MI abrazo lo que necesito para ser feliz.
Cuando estoy CONMIGO, mi vida tiene sentido.
SOY lo mejor que me ha pasado en la vida.
ME amo y ME necesito para seguir.

No se trata de ser AUTOSUFICIENTE y creer que no necesito a alguien para convivir, co existir, estar en el mundo, compartir.

Se trata de saber que YO soy YO y TÚ eres TÚ. Y que aunque TÚ existes, YO me necesito para estar conmigo y luego, para estar contigo.

Raiza Ramirez
Psicoterapeuta Gestalt y Terapeuta en Constelaciones Familiares

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Bebé gestáltica y mamá neurótica

Contacto sin sobrecontacto

Ella va a su ritmo

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)