martes, marzo 17, 2009

El duelo y el vaso roto


¿A quién no se le ha roto un vaso de vidrio alguna vez en su vida?
¿A quién no se le ha roto el corazón alguna vez en su vida?

¿En qué se parece un corazón roto a un vaso roto?

Todos los seres humanos pasan por algún momento doloroso. Perder a un ser amado, un objeto importante, quedarse sin un trabajo, puede generar mucho dolor. Esta experiencia, incluso, puede parecer inmanejable.
En esos instantes pueden surgir algunas preguntas: ¿Cuánto tiempo durará mi duelo? ¿En qué momento sabré que superé el dolor? ¿Cuándo se me va a pasar esto?

Haciendo una analogía, el duelo es parecido a cuando se quiebra un vaso de vidrio.

En un primer momento puede haber sorpresa, miedo y un no saber qué hacer.

Luego, viene el proceso de ir recogiendo, cuidadosamente, los pedazos más grandes. Tratando de no cortarnos o hacernos daño.

Después, los trozos más pequeños. Cada quien con su técnica y estilo. Siempre con cuidado para no herirnos.

Lo curioso de un vaso de vidrio roto, es que por más que te esmeres en recolectar todos los pedazos, hay algunos que quedan por allí. Y quizá más tarde, cuando ya casi te olvidaste de este recipiente que se fue de tus manos, aparece un minúsculo vidrio que puede hacerte revivir ese hecho. E incluso, quizá puedas cortarte.

Del mismo modo, sucede con los duelos. A veces podemos creer que ya pasó el dolor y algún pequeño acontecimiento puede revivir algo del malestar experimentado, así como sucede con los pedazos de vidrio más pequeños.

Saber esto no aminora el pesar. Y sin embargo, puede hacerte ver que solo el tiempo hará que esos pequeños trozos de vidrio desaparezcan completamente, de tal manera que el dolor, lo haga también.

Si quieres concertar una cita o te interesa tratar algún tema en particular, me puedes contactar a través del siguiente número de teléfono: 15-63649171 o a través del correo electrónico: raizaramirez@gmail.com

Autor del texto:
Lic. Raiza Ramírez
Psicoterapeuta Gestáltica y Terapeuta en Constelaciones Familiares

3 comentarios:

isabel dijo...

Buenas yo actualmente estoy participando en la formación de gestalt en Maracaibo pero su blog y cada uno de sus artículos ha sido revelador e importantísimo tanto en mi crecimiento como terapeuta como de la misma forma en mi crecimiento personal. Totalmente agradecida sigan construyendo caminos con éxito.

Alenis Silva dijo...

Buenos dias... encuentro muy interesante su pagina... podria por favor decirme donde puedo obtener formacion gestal en Maracaibo...
Muchas gracias y Exitos!!

MARIA LEONOR CORREA GIL dijo...

Agradecida contigo al encontrar respuesta a la contienda con la vida que hoy estoy viviendo. Qusiera saber desde la constelacion famliar como puede entenderse la drogadiccion

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Bebé gestáltica y mamá neurótica

Contacto sin sobrecontacto

Ella va a su ritmo

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)