miércoles, febrero 04, 2009

La importancia de los límites



La importancia de los límites 
Aquí empieza, allá termina



Suelen funcionar como una suerte de banda flexible que se estira y se encoge. Si no existieran, la vida sería caótica. Y usarlos en exceso, también podría resultar poco sano. La cuestión está en aprender cómo colocar límites para lograr un equilibrio.


El verdadero contacto sólo se da entre dos seresseparados. Esta en una frase famosa de la Psicoterapia Gestalt. La misma, alude a la necesidad de límites entre un ser y otro para que puedan encontrarse.

Si cada uno sabe quién es, hasta dónde llega y lo que necesita, entonces podrá vincularse con un otro. De lo contrario, lo que se produce no es un contacto sano, sino un “pasticho” en el que ninguno de los integrantes sabe quién es quién.

He allí la importancia primaria de los límites. Luego, en la cotidianidad, éstos son los que hacen entender a un grupo de personas lo que está bien o está mal, lo correcto o lo incorrecto, dónde comienza algo y en qué lugar termina.

A juicio de Daniel Sánchez, psicólogo clínico y psicoterapeuta, los límites funcionan como unas compuertas que se abren y se cierran en cualquier

 momento. “Ambos están intrínsicamente relacionados. Se pueden cerrar para defendernos, de un abuso tal vez o de malas creencias, y también se abren para querer”, indica el especialista.




En primera persona

Previo a colocar límites en el exterior, parece importante colocarlos internamente. Daniel Sánchez señala que las personas pueden ser autolimitantes, excediéndose en las barreras que se colocan; o extralimitantes, cuando no se colocan fronteras.

En este último ejemplo, explica el entrevistado que ir sin límites propios por la vida es como andar con un cometa deshaciéndose. “La persona puede ir a tal velocidad y con tan poco cuidado que va desprendiéndose y desgastándose, a veces sin conciencia de ello”, señala.

Escucharse y observarse parece ser crucial para poder saber lo que el individuo desea, necesita, requiere. Y a su vez, para hacer contacto con eso no que quiere.

Daniel Sánchez expone que todas las personas tienen un aspecto sabio en sus mentes que guarda relación con su intuición y sus sensaciones de fondo. El psicólogo consultado hace una analogía de este ejemplo con las personas que practican windsurf. “Si el viento fuera esta parte sabia que también está relacionada a nuestra naturaleza, y nosotros los que estamos sobre la tabla, es como su hay que ir escuchando y sintiendo, para poder hacerlos ajustes necesarios, de tal manera que podamos seguir fluyendo armoniosamente para navegar sin caernos al agua”, analiza.

Añade que si la persona no se escucha, es probable que coloque la vela en una dirección desfavorable. “A veces nos desconectamos para no sentir”, apunta Sánchez.

 


¡Hasta aquí!

Se tiene una idea preconcebida de que los límites resultan antipáticos o poco amorosos. Y no tiene por qué ser visto de esta manera. Colocarlos es sano. Y que el otro con el que hay un vínculo los ponga, también puede ser provechoso para la relación.

“Los límites son siempre un llamado a la relación. Pueden permitir llevar la unión a otro nivel de profundidad. De alguna manera nos obliga a atender al otro y a atenderme a mí”, explica el psicólogo consultado.

Añade Sánchez que pueden también ser vistos como un obstáculo. “Cuando te colocan un límite, de una manera te están diciendo necesito otra cosa, quiero más, quiero diferente, quiero menos”, apunta.

Es por ello que indica el entrevistado que cuando esto sucede, es importante hacerse preguntas sobre el tema: “¿Cómo me siento ante este hecho?”, “¿Qué es lo importante para mí?”, ¿Qué deseo, qué necesito?”, por ejemplo.

Cuando se coloca un límite, es muy válido que la otra parte de la vinculación haga una nueva oferta, entonces se puede entrar en una negociación y hacer los ajustes que se consideren necesarios para ambas partes.

Autor del texto:
Lic. Raiza Ramírez
Psicoterapeuta Gestáltica y Terapeuta en Constelaciones Familiares

No hay comentarios.:

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)