domingo, abril 29, 2007

Aquí y ahora

Pasado, presente y futuro. ¿Con cuál de estos tiempos verbales te sientes más identificado? En este momento, ¿a cuál de ellos le das más importancia en tu vida? ¿Estás anclado en el pasado? ¿Sólo piensas en el mañana? ¿Vives el ahora?

Para la terapia Gestalt no existe nada más que el ahora. Nuestra vida, como seres humanos, está centrada en el momento actual, en el segundo que estamos viviendo, porque no podemos cambiar el pasado y no sabemos aún cómo será el futuro.

Si eres una persona que vive en el pasado, probablemente ocupes tus pensamientos con recuerdos de lo que crees fueron tiempos mejores. A lo mejor tu mente se va a algún mal recuerdo que aún te perturba. Fíjate cuánto tiempo pasas hablando del pasado, cuánta energía entregas a estos momentos que ya pasaron y que no puedes modificar.

Si vives en el futuro, probablemente pases el día haciendo planes de lo que vas a hacer, de los proyectos que vas a comenzar. Posiblemente sueñes con tu vida de mañana o escribas esos guiones mentales fantásticos que te ayudarán a conseguir el trabajo ideal, el hombre perfecto o la vida que tanto esperas.

Y mientras tanto, ¿qué pasa con el presente? Si vives en el pasado, en el futuro o en una mezcla de ambos, ¿qué va pasando con el ahora? Quizá, por tener tu mente y tu corazón en otro lugar, te estés perdiendo de detalles, señales, eventos que sí están sucediendo ahora. ¿Lo habías pensado?

¿Qué significa vivir en el presente? Significa estar en el aquí y el ahora, sabiendo que el presente es el único tiempo que tengo y el único que realmente puedo modificar.

Ahora es cuando puedo movilizarme y hacer lo que quiero hacer para lograr mis metas. Ahora es cuando puedo llamar por teléfono a ese amigo que tanto extraño para decirle que lo valoro. Ahora es cuando puedo mirar a mi alrededor y disfrutar de un atardecer con todos mis sentidos. Ahora es cuando puedo, si lo decido, no preocuparme por el pasado ni angustiarme por el futuro, sino ocuparme del presente.

Pensando en esto, ¿qué tiempo escoges para vivir tu vida?

Si tienes alguna duda, comentario o te interesa tratar algún tema en particular, escribe a la siguiente dirección de correo electrónico: raizaramirez@gmail.com. Con mucho gusto, te responderé.


Autor del texto: Raiza Ramírez.
Este artículo fue publicado en la columna "En primera persona", del semanario Correo del Ávila, de Caracas, Venezuela, durante el mes de febrero de 2007.

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Bebé gestáltica y mamá neurótica

Contacto sin sobrecontacto

Ella va a su ritmo

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)