martes, diciembre 04, 2007

Lo que necesito

Todos los seres humanos tienen necesidades. De diferentes tipos, tamaños, maneras, colores y sabores. Empezando por las más básicas como comer, dormir, ir al baño, pasando por las de ser reconocidos, queridos, admirados, entre otras.

Ahora bien, ¿Alguna vez te has detenido a pensar en ellas?

El organismo puede tener más de una necesidad, sin embargo, siempre habrá una que emerja como la más vital o importante, la que de alguna manera reclama ser satisfecha. Una vez atendida, se alcanza el bienestar o equilibrio y luego de esto, es posible pasar a atender un nuevo tema. Es un ciclo constante en la vida.

¿Qué pasa cuando no escuchas tus necesidades?
Si no las reconoces ni sabes cuáles son, es poco probable que puedas satisfacerlas, cerrar sanamente el ciclo y poder ocuparte de una nueva. Esto puede hacer que se vayan acumulando en tu vida, esperando ser resueltas.

¿Qué pasa cuando postergas tus necesidades?
Puede sucederte que, en vez de prestar atención a ti mismo y lo que te sucede, centres tu mirada hacia el otro (tu familia, tu pareja, tus amigos, tu jefe, por ejemplo) Entonces te resultará más sencillo creer saber lo que necesita el otro y quizá te cuesta hacer contacto con lo que te sucede a ti.
Quizá entonces decides ocuparte “luego” de ti mismo y comenzar a tomar acciones para que “el otro” esté satisfecho y contento. Eso pasa cuando por ejemplo, decides no pedirle algo a tu pareja (que necesitas), porque crees que aún no es tiempo para él o ella, o porque él o ella requieren algo diferente.

Si esto te sucede, quizá es tiempo de mirarte.

Te sugiero que te tomes unos minutos a solas. Toma una hoja de papel y un lápiz. Ahora, haz una lista de lo que necesitas en este momento, aquí y ahora. Date el permiso de colocar en este papel todo lo que pase por tu mente. Pueden ser cosas materiales, emocionales o espirituales.
Una vez que hagas la lista, léela y fíjate si lo que anotaste es realmente lo que requieres y si hay algo que no necesitas en el presente. ¿Es una lista de lo que necesitas o de lo que crees que necesitas? Haz los ajustes que creas convenientes.

Ahora, escoge una de tus necesidades, la que te parezca más importante en este momento de tu vida. Es el momento de ocuparte de ti y satisfacerla.

Si quieres concertar una cita o te interesa tratar algún tema en particular, me puedes contactar a través del siguiente número de teléfono: 15-63649171 o a través del correo electrónico: raizaramirez@gmail.com

Lic. Raiza Ramírez
Terapeuta Gestáltica

No hay comentarios.:

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Bebé gestáltica y mamá neurótica

Contacto sin sobrecontacto

Ella va a su ritmo

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)